leche

Espectro de letras presenta: El edificio de enfrente II

Published On 5 agosto, 2013 | By Nais MH | Blogs, Espectro de Letras

Regina y Samuel

El reloj avanza, el sol cae, las ventanas siguen abiertas.

Timoteo, el gato, salta sobre la ventana de ella y rompe el tiroteo de miradas. Son las 7:56 p.m. Es hora de darle de comer al gato.

Ella camina desnuda hacia la cocina, abre el refrigerador, saca la bolsita de alimento; la leche que sirve en el platito se derrama sin recato sobre sus piernas, la sacude de ella pero no puede evitar dejarse seducir por la fresca sensación y la derrama en sus nalgas, la pasea por sus caderas como si se tratara de un juego de líneas y puntos impreso en un cuaderno de dibujo para niños. Camina hacia donde está su espectador y con malicia, se recuesta en la duela de la sala…

Él se levanta del sillón… las ganas le revientan la entrepierna del pantalón…

Ella está excitada sus dedos juegan con su vulva, labios y clítoris. Ella solo se da gusto.

Él no puede evitar jalársela…

Ella y él terminan al mismo tiempo…

Timoteo ha salido por la ventana, tiene una nueva conquista. La noche ha caído, la ciudad está invadida de luz amarilla y la sombra de Timoteo llena el callejón. Son las 9:40…

Por la mañana el tiempo sincroniza un encuentro a la salida de sus edificios, la curiosidad gana y él grita:

  • ¡Oye! ¡Oyee! ¿Cómo te llamas? ¿María, Lucero, Natalia, Karla, Juana, Diana?

Ella se detiene, sonríe, camina hacia él y responde:

  • … Regina, ¿y tú?

El sexo de ambos está tan cerca y Regina lo mira con atención; le es fácil ver la cicatriz en su nariz, sus ojos café y la textura de su barba. Con sutileza, se frota en su pene.

Él se deja llevar por la proximidad, toca la cadera de Regina y dice su nombre.

  • Samuel.

Un ciclista que va por la banqueta, hace sonar su campana e interrumpe la escena, Regina y Samuel se despiden con una mueca como expresión de un “nos vemos por la tarde”.

 

 TEXTO: NAIS MH

Like this Article? Share it!

About The Author

Soy comunicóloga y escribo historias. Siempre he creído que mi vida comenzó con una bola de humo igual que en Taxi Driver.