500-days-of-summer1

Mi vida sin vos

Published On 12 abril, 2013 | By Renderer | Es políticamente correcto

Para GM.

Las relaciones humanas tan complejas y tan simples a la vez. Conoces a alguien. Entablas conversación. Descubres afinidades e ignoras diferencias. Te enamoras, quieres sexo, punto. Suena cuadrado ¿No? Es simplemente pensamiento occidental.

Sin embargo, al cuadrado uno debe descubrirle el círculo, como una línea de tiempo emocional inestable somos dimensiones en conflicto. Toda relación es un ejercicio de poder, de sometimiento, ¿Será por eso el éxito del soft porno literario “50 Sombras de Grey”? Lo que sea. Uno se entrega esperando no ser madreado, pensando que todo sucederá como en una película de amor estilo Hollywood o ya de perdis un buen capítulo de telenovela del canal de las estrellas.

Entonces el amor y el sexo se complican. Entras al mundo de la ficción. Ella y él  imaginan a un personaje inexistente. Las diferencias se sobrellevan y el instinto carnal, posesivo, obsesivo te subyuga. La yugular de uno de los dos queda en manos del otro. Estamos tan enfermos que víctima y verdugo deciden jugar, y arriesgan sus capitales afectivos. ¡Que profundidad!

 

 

En los tiempos que corren una nueva variable hace acto de presencia, la realidad virtual y viral. Los estados en Facebook, las actualizaciones, las indirectas, el stalkeo y demás parafernalia de las redes sociales complican lo absurdo de las relaciones personales.

Y un golpe fatal y brutal es cuando ella o él deciden borrarte de su vida virtual. Tus amigos y vecinos te harán ver lo grave del asunto. Exclamaciones de pesar y condolencias recibirás. Escuchando la radio debatían sobre el tema, señalando las afectaciones psicológicas de la situación. ¡Paren el barco, me quiero bajar!

 

 

Es momento de volver a lo básico. No pasa nada. Tranquilos. Respiren. La existencia virtual no existe. Es un fantasma de lo que queremos ser. Una imagen aspiracional donde se interpretan estados de ánimo. Eso es todo. La vida sigue. Berrinches, desplantes, breves momentos de sadismo, desde pequeños los practicamos. El problema es el desapego. Nuestra mente, siempre traicionera, nos recuerda a vos, dicen que después de un mes se empieza a olvidar. Eso dicen. Y entre millones de citadinos será una coincidencia si te la encuentras. Eso dicen.

 

Like this Article? Share it!

About The Author